7 habilidades clave de la inteligencia emocional para conseguir tus metas

Hablando de metas, ¿quieres aprender a utilizar la inteligencia emocional para ser más exitoso? ¿Aumentar las posibilidades de ser contratado por una empresa? ¿Controlar las emociones para alcanzar el bienestar personal?

Sean cuales sean tus objetivos, la inteligencia emocional te enseñará a reconocer, aceptar y gestionar tus respuestas emocionales para conseguir tus metas y relacionarte de manera productiva y saludable contigo mismo y con los demás. 

No te será muy complicado si tomas por costumbre estos hábitos.

Usar la inteligencia emocional para alcanzar las metas que te propones

Toda emoción constituye un impulso que nos mueve a la acción. Y cada uno de nosotros tiene unos programas de reacción o predisposición biológicos, pero el entorno en el que crecemos y nuestras experiencias también tendrán un peso clave a la hora de definir nuestras respuestas ante los estímulos emocionales. 

¿Cómo podemos usar nuestra inteligencia emocional para conseguir los objetivos propuestos? La respuesta está en el desarrollo de las principales competencias emocionales:

  • Autocontrol emocional. Es la habilidad que nos permitirá manejar e influir en nuestros propios sentimientos, manteniendo el equilibrio y la estabilidad. Cuando el autocontrol funciona correctamente, seremos capaces de controlar los impulsos y deseos que nos distancian de nuestras metas.
  • Adaptabilidad. Es la capacidad para responder rápidamente a los cambios y exigencias del entorno que nos rodea. Quienes desarrollan esta habilidad manejan sus prioridades y asumen los cambios de plan con naturalidad. Son capaces de adaptar sus respuestas a las circunstancias. 
  • Trabajo en equipo. La piedra angular de la inteligencia emocional es conocerse a uno mismo. A partir de ahí, nos será más fácil conocer a los demás, establecer relaciones sanas con ellos, así como una buena comunicación alejada de comportamientos tóxicos en el trabajo.  
  • Manejo de conflictos. Esta habilidad te permitirá controlar el enfado y buscar soluciones eficaces y pacíficas a los problemas. Te será mucho más fácil entender y controlar las emociones, un punto clave para tener éxito tanto en la vida personal como profesional.
  • Empatía. Entra en juego cuando nos comunicamos y relacionamos con los demás. La empatía es una habilidad clave a la hora de ponernos en el lugar de otras personas, compartir y comprender sus necesidades y preocupaciones.
  • Automotivación. Es la habilidad que nos empuja a actuar para conseguir las propias metas. Si aprendemos a motivarnos, podremos emprender acciones valiosas que nos benefician. 
  • Autoconciencia. El primer paso para trabajar de manera efectiva las emociones es reconocerlas y aceptarlas. Y aunque puede parecer una tarea sencilla, a veces puede ser muy difícil. Piensa en todas las veces que te has sentido molesto con alguien sin saber muy bien por qué. 

Como podrás ver, no existe un único hábito para desarrollar nuestra inteligencia emocional y aplicarla en nuestras metas, sino que se basa en varias capacidades que se retroalimentan e influyen unas a otras. Hay 3 autos que conocen muy bien el camino hacia nuestros objetivos: autocontrol, autoconciencia y automotivación. ¡Súbete en ellos!

 

Importancia de la inteligencia emocional en el logro de los objetivos

Sabemos que la manera en que experimentamos algunas situaciones depende directamente de lo que esperamos de ellas. La relación entre cuerpo y mente es muy compleja, pero es fundamental a la hora de conseguir todo lo que nos proponemos a lo largo de nuestra vida. O, al menos, intentarlo.

Nuestras expectativas pueden influir notablemente en cómo percibimos la realidad. Los sentimientos y pensamientos te ayudan a interpretar la vida en cuestiones tan importantes como afrontar el estrés del día a día. Determinan cómo te enfrentas a lo que te rodea, pero, a veces, esos pensamientos pueden ser negativos (no sé cómo, no soy capaz o no puedo alcanzar esta meta).

Aprender a regular nuestras emociones es la principal clave del éxito en la vida personal, familiar y profesional. Y para ello, no solo necesitamos conocer, reconocer y regular el estado de ánimo, sino saber cómo influye en el empeño que ponemos por lograr nuestras metas.

Cada persona cuenta con una serie de fortalezas y capacidades que podemos activar en nuestro cerebro para conseguir los objetivos marcados. El entusiasmo o el optimismo representan estímulos maravillosos para alcanzar el éxito, pero para desarrollarlos hace falta trabajar nuestro nivel de inteligencia emocional. Es la llave que abre todas nuestras puertas.

 

¿Obstruimos nuestras metas sin darnos cuenta?

Seguramente, a ti también te ha pasado. De repente, afrontas un gran reto para alcanzar tus objetivos personales y profesionales. Pero la baja tolerancia a la frustración, la falta de autocontrol y el malestar te envuelven en un estado de frustración, falta de enfoque y pesimismo. O, incluso peor, esta situación se alarga más de lo debido, poniendo en riesgo tu estabilidad emocional. ¿El resultado? Metas truncadas, objetivos a medio camino y sueños al otro lado del miedo. 

Ahora que ya conoces las claves para alcanzar tus metas personales y profesionales, es el momento de ponerlas en práctica. Solo la inteligencia emocional te enseñará a evaluar tu sistema de valores y creencias, detectar tus puntos fuertes y débiles y tomar mejores decisiones a lo largo de tu vida. 

¡Los objetivos que deseas están al otro lado de la inteligencia emocional!