¿Cómo aumentar el prestigio de tu departamento de RRHH? Conoce las claves

¿Qué es el prestigio para ti, que te escuche todo el mundo o que te escuchen los que te interesan?

Para nosotros, prestigio significa reconocimiento de una colectividad sobre tu departamento de RRHH, en este caso. Es una fama que no llega por sorpresa, sino como resultado de mucho tiempo, esfuerzo y dedicación invertidos en el personal de la compañía para mejorar su rendimiento y calidad.

Para ello, se ponen en práctica distintas acciones, como la digitalización del área, seguimiento y evaluación. Sin embargo, muchas empresas obvian una de las partes más importantes del personal: su inteligencia emocional. Es tan decisiva, que de ella depende en gran parte el clima laboral, las relaciones entre los empleados, su capacidad para cumplir con los objetivos marcados, superar retos y reducir el estrés.

Merece la pena aumentar el prestigio de tu departamento de RRHH con planes de formación en inteligencia emocional.

 

¿Por qué la inteligencia emocional aumenta el prestigio de los RRHH?

Si has llegado hasta aquí es porque a tu departamento de recursos humanos le falta algo. Quizá, un toque emocional. Es el área donde se gestiona todo lo relacionado con las personas que trabajan en la empresa, desde el reclutamiento, la selección, la contratación, el onboarding o bienvenida y la formación, hasta la promoción, las nóminas, los contratos y los despidos.

Muchas de las personas que terminan formando parte de tu empresa lo harán por sus habilidades técnicas, y otras simplemente porque te transmiten ese no-se-qué que encaja con lo que buscas. Llámalo halo, llámalo conexión. Es dominio emocional.

La inteligencia emocional se ha convertido en una herramienta fundamental para aumentar el prestigio de tu área de RRHH por varias razones:

  • Habrás puesto en manos de tus empleados una oportunidad única para desarrollar sus habilidades emocionales.
  • El personal con altas capacidades emociones mejora alrededor del 20% los beneficios de la empresa.
  • Por mucho que las compañías se esfuercen por llevar a cabo su transformación digital, jamás estarán a la altura si no cultivan la inteligencia emocional en su organización.
  • El empleado estará más capacitado para entender los intereses de los clientes, lo que proporcionará mayores ventas y menores costes a largo plazo.
  • Se reducen los conflictos internos en la compañía y mejora el clima laboral y el bienestar de las personas que trabajan en ella.
  • Aumenta la motivación de los empleados, por lo que desempeñan mejor sus tareas y se incrementa la responsabilidad.
  • También mejora su capacidad para afrontar el cambio, la productividad y la innovación.
  • Los empleados logran ser más resilientes. Es decir, se recuperan mejor y más rápido de situaciones difíciles.
  • Son capaces de mantener el control en situaciones de estrés, aceptar críticas y tomar mejores decisiones.
  • Mejora la comunicación dentro de la empresa, tanto con los compañeros como con los clientes.
  • Al ser empáticos y comprender mejor las necesidades del cliente, aumentan la atracción de clientes potenciales y las ventas.
  • Afrontan dificultades con perseverancia y asertividad, afrontando cualquier tipo de adversidad con resiliencia.
  • Tienen mayor autorregulación para elegir la emoción que desean experimentar en un momento determinado o situación particular.
  • Están mejor preparados para afrontar el mundo incierto en el que viven actualmente debido al impacto del COVID-19.
  • Demuestran de forma sincera interés emocional y entendimiento por el resto de compañeros.

Con esto, la empresa perfecciona su imagen y prestigio. Cuando pones en marcha planes de formación profesional en inteligencia emocional para tus empleados, no solo mejoras su rendimiento dentro de la compañía, sino que también cambias su vida para siempre. Sin importar cuál sea su educación o profesión. Porque la inteligencia emocional es aplicable al éxito profesional de todos tus empleados.

¡Se ha demostrado científicamente!

 

Inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional en el trabajo puede manifestarse de muchas maneras. Conocerte a ti mismo te ayudará a descubrir tus capacidades. Y ya sabes lo que dicen de ellas… El talento lo tienes naturalmente, pero la capacidad solo se desarrolla a través de horas de dedicación.

Levanta la mano si crees que las emociones influyen en el éxito de las personas. ¿Y lo has hecho? El común denominador de todos los individuos nos ha llevado a pensar durante mucho tiempo que el éxito de los grandes empresarios se basa en un golpe de suerte, de haber estudiado en una universidad de gran renombre, o simplemente de su coeficiente intelectual. Sin embargo, no siempre es esa la clave del éxito.

Muchas veces, esas personas no necesariamente llevan al éxito sus negocios. Les falta algo. Y es que son personas racionales, pero no emocionales. Así que piensa, ¿cómo son los trabajadores de tu empresa? Queremos recordarte que la inteligencia emocional es la clave de su éxito personal y profesional.

El gran error de muchas empresas es que centran todos sus esfuerzos en la mejora del rendimiento y la productividad a través de la tecnología y el conocimiento técnico. Su objetivo es obtener beneficios económicos. A lo largo de ese camino, realizan grandes inversiones para mejorar sus procesos, pero llega un momento en el que se dan cuenta de que el verdadero centro de las decisiones y quienes marcan el éxito de la empresa son las personas.

Eso ha traído consigo una mayor atención a las cualidades y habilidades de los empleados. La inteligencia emocional supone el 80% del éxito de las personas. ¿Lo sabías?

Máster inteligencia emocional aplicada