Cómo evitar a las personas tóxicas en el trabajo

Transitar por la vida sin darnos golpes con los obstáculos que nos presenta es un gran reto para todos nosotros. En el trabajo, no solo nos enfrentamos al aprendizaje de nuevas técnicas, tareas o conocimientos, sino también a la relación con nuevos compañeros y al clima laboral construido por los mismos. 

Al final, nuestro trabajo es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo diario, y si está cargado de gente tóxica, empezaremos a notar el desgaste. La vida dentro y fuera de la oficina se hará más cuesta arriba, lo que terminará afectando a tu nivel de estrés, a tu salud y al bienestar emocional.

En Idiena, te invitamos a enfrentarte a tus miedos de forma racional y a protegerte de los entornos tóxicos a través  del desarrollo de tu inteligencia emocional. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. 

¡Empezamos!

 

¿Cómo reconocer a las personas tóxicas en el entorno laboral?

Seguramente, tardarás muy poco tiempo en fichar a la gente tóxica en el trabajo, porque cuando estás cerca de estas personas, tu energía se agota. Convivir a diario con ellas provoca conflictos e influye en tu manera de ser. Aprende a reconocerlas rápidamente:

  • Ponen en duda las capacidades de sus compañeros. 
  • Ni colaboran, ni asumen sus errores. 
  • Su humor es como una montaña rusa, cambia constantemente.
  • Provocan conflictos y hablan siempre con pesimismo. 
  • No hablan de su vida personal, pero les gusta enterarse de la de los demás. 

No solo hablan sus palabras, también su lenguaje corporal. El cuerpo habla sin necesidad de expresar palabras.

Cuando hay personas tóxicas en tu equipo de trabajo, no solo se hace notar en el cambio de humor, sino también en la productividad. Reducimos nuestro nivel de motivación, disminuye el ánimo y nos sentimos mucho más cansados o enfadados. Incluso, puedes llegar a plantearte si realmente eres bueno en lo que haces. 

Quizá, tú no puedas cambiar a la gente tóxica en el trabajo, pero sí la manera de liberarte de ella.

 

Ante la gente tóxica, inteligencia emocional: técnicas para liberarte de ellas

Una vez más, nuestra capacidad para gestionar las emociones propias y ajenas se convierte en el vehículo de rescate en el que podemos huir y liberarnos de las personas con comportamientos tóxicos. 

Desde el punto de vista científico, cuando estamos rodeados de personas tóxicas en el trabajo o en otra área de nuestra vida, aumenta el nivel de estrés, lo que puede provocar un impacto irreversible en el cerebro. Pone en riesgo el funcionamiento de las neuronas en el hipocampo, un área responsable del razonamiento y de la memoria.

Si contamos con un nivel de inteligencia emocional elevado, nos será mucho más fácil liberarnos de este tipo de personas y permitir que no nos afecten demasiado. Si nos generan estrés, seremos más capaces de superarlo. Si nos provocan ansiedad, tendremos la habilidad de no alargar esta emoción más de lo necesario. Y por supuesto, reconoceremos cuál es la causa que lo provoca y encontraremos una solución rápidamente.

Quédate con estas 4 técnicas para huir de ambientes tóxicos en el trabajo:

  • Sé realista. Seguramente, las personas tóxicas de tu oficina no tienen nada en contra de ti, lo hacen con todo el mundo. Así que, intenta no tomártelo como algo personal.
  • Toma las riendas de la comunicación y recondúcela para alejarte del bucle tóxico tantas veces como haga falta.
  • Entrena tu mente y protege tus emociones como si se tratara de una armadura que repele todas las emociones que recibe. 
  • Desarrolla tu asertividad y aprende a decir NO desde el respeto.

Aprende también a gestionar la negatividad, la frustración, la baja autoestima, la inseguridad y todas aquellas emociones provocadas por gente tóxica en el trabajo. Elimínalas de tu vida y empieza a crecer como persona gracias a la inteligencia emocional.

 

Pon límites y maneja tus emociones

Reconocer a las personas tóxicas que nos rodean no es una tarea demasiado difícil. Todos sabemos quiénes son una fuente de conflictos y malestar y cómo nos atacan. 

¿Te encuentras en una situación parecida y no sabes cómo salir de ella? ¿Caes siempre en la red de personas tóxicas y te cuesta ignorarlas? Sé paciente, pero no caigas en su juego. Solo tú puedes marcar los límites de tu vida y permitir que este tipo de personas no te encuentren. La clave para actuar de manera inteligente ante los comportamientos tóxicos está en la capacidad de manejar nuestras emociones. 

Recuerda que no ofende quien quiere, sino quien puede. Si dejas claros los límites, estarás poniendo una barrera para que ya no puedan atacarte. A todos esos compañeros de trabajo que dificultan tu vida, día a día, no les importan los razonamientos, ni todas las explicaciones del mundo. Por desgracia, estos comportamientos son el salvavidas del que se visten las personas tóxicas cuando se enfrentan a situaciones personales difíciles. 

Las personas tóxicas son todas aquellas que nos roban la energía. A menudo, nos meten miedo o culpa. Necesitan destruir la estima de los demás para ellos sentirse bien. Y hay que enseñarles cómo quieres que te traten, pues reproducen el modo en que ellos fueron tratados. Y si no aprendemos a decir NO y a poner nuestros propios límites, entonces nos vendrán impuestos los de fuera. 

Todos tenemos rasgos tóxicos, en mayor o en menor medida, y solo podemos salir de ellos cuando somos capaces de reconocerlos. Huye de la gente tóxica y rodéate de quien agrega valor a tu vida. Los encontramos en la familia, en los amigos, en el trabajo… La mayoría de las veces, ni siquiera son conscientes de que tienen un comportamiento tóxico, ni tampoco hay maldad o rencor hacia los demás. 

¡Marca límites, no le sigas el juego y prepara tu mente para manejar tus emociones!

Máster inteligencia emocional aplicada