Cursos para desarrollar tus competencias emocionales a través del cambio de hábitos

¿Cuánto te cuesta expresar tus emociones con libertad? Esta capacidad es conocida como competencia emocional y tiene un vínculo muy estrecho con la inteligencia emocional. La diferencia entre ambas se encuentra en que la inteligencia es el centro del que sale el conjunto de habilidades para razonar con las emociones, mientras que la competencia es el alcance concreto de un logro emocional.

Ambas se pueden aprender y entrenar. Y de ellas depende la habilidad que tenga una persona para interactuar de manera constructiva con otras. ¿Te resulta demasiado complicado reconocer tus propias emociones antes de valorar las de los demás? ¿Cuál es el grado de conciencia que tienes sobre ti mismo? ¿Cómo afectan tus emociones a tu relación con otras personas?

Descúbrelo en este post y explora un método diferente para desarrollar tus competencias emocionales a través del cambio de hábitos con Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional).

Entrenamiento y desarrollo de las competencias emocionales

Si te estás preguntando por qué es tan importante entrenar la inteligencia emocional, la respuesta se encuentra en que ayuda a favorecer las relaciones sociales sanas. Actitudes tan esenciales como compartir o entender lo que sienten los demás florecen cuando aumenta nuestro nivel de inteligencia emocional. 

El cultivo de las competencias oportunas contribuye a potenciar dicha inteligencia. Y un modelo basado en el desarrollo de las competencias facilita a las personas el manejo de las emociones, tanto hacia uno mismo como hacia los demás. Esta teoría es aplicable a nivel laboral y organizacional y se basa en la personalidad, la neurociencia, la cognición y la motivación. Es decir, procesos psicológicos cognitivos y no cognitivos.

Las competencias emocionales son habilidades prácticas adquiridas para responder interna o externamente de forma positiva ante situaciones con alta carga emocional. Por ejemplo:

  • Autoconocimiento. Vocabulario emocional que utilizamos, conciencia emocional o capacidad de conocer nuestras emociones y las de los demás.
  • Autonomía. Resiliencia, autoestima y toma de decisiones responsables. Implica la toma de retos y objetivos en cualquier ámbito (personal, laboral…).
  • Autocontrol. Gestión de las emociones negativas y generación de las positivas, así como manejarlas y expresarlas adecuadamente. También implica el control de la impulsividad.
  • Inteligencia interpersonal. La empatía. Es la capacidad para tener buenas relaciones por medio de la conciencia de las necesidades y sentimientos del otro, la comunicación y el respeto.
  • Habilidades sociales. Capacidad de resolver conflictos y trabajar en equipo. En este bloque encontramos la asertividad.

Estas competencias son muy importantes en nuestra vida cotidiana, porque nos permiten afrontar retos, solucionar problemas y mejorar las relaciones con los demás. 

Cursos para desarrollar estas competencias emocionales

El proceso de desarrollo y entrenamiento de nuestras emociones empieza en el cambio de hábitos. Diferentes rutinas y prácticas cotidianas pueden ayudarnos a mejorar las competencias emocionales, desarrollando estrategias que nos facilitan el desarrollo de la inteligencia.

Por eso, en Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional) hemos desarrollado un método de aprendizaje diferente centrado en el alumno, con carácter audiovisual, digital, interactivo, práctico e internacional. Ahora, puedes desarrollar tus propias competencias emocionales, clasificarlas, gestionarlas y practicarlas a diario con profesionales especializados en la materia.

Puedes elegir cualquiera de nuestras modalidades: curso experto o curso máster, dependiendo del número de competencias emocionales que quieras trabajar, el nivel de inteligencia a adquirir y tu disponibilidad, entre otras cosas.

Aplicarás las emociones en diferentes contextos, con ejercicios interactivos y simulaciones. Lo más real posible. Si apuestas por el desarrollo personal y profesional de manera sistemática y rigurosa, este modelo de aprendizaje es para ti. ¿Te atreves a explorarlo?

6 ventajas de los cursos de inteligencia emocional aplicada

Aprender a gestionar nuestras propias emociones es el primer paso para hacerlo con los demás y guiarles en su proceso de cambio. Ya te adelantamos que las competencias emocionales no se adquieren leyendo, por eso hemos creado unos cursos diferentes que no se basan en enseñar, sino en entrenar.

  1. Sabrás cómo enfrentarte un mundo incierto de forma proactiva y positiva.
  2. Interiorizarás las claves de la comunicación, el trabajo en equipo y la empatía. 
  3. Conocerás tu nivel de competencia emocional y aprenderás a mejorarlo.
  4. Adquirirás nuevos hábitos y actitudes para mejorar el éxito profesional y personal.
  5. Serás capaz de diagnosticar, diseñar e implantar la inteligencia emocional en situaciones adversas con una metodología práctica.
  6. Actualizarás tus conocimientos de la mano de expertos.

¡Descubre nuestro sistema y apúntate a un curso que te cambiará la vida!

La competencia social: ¿es necesaria en el éxito de las relaciones?

La respuesta es SÍ, independientemente de si hablamos de relaciones en el ámbito laboral, pareja, amigos, etc. La competencia social es una dimensión de la competencia emocional y está muy relacionada con nuestra capacidad de responder en armonía con lo que sienten los demás. Cuando nos encontramos en un ambiente de trabajo, por ejemplo, es fundamental saber comunicarse de manera eficaz. 

Todos tenemos la posibilidad de actuar conforme a nuestras propias emociones y las de los demás, pero, para ello, primero hay que saber reconocerlas. 

Comienza a trabajar tus habilidades emocionales con un método diferencial

¿Alguna vez te has preguntado por qué hay personas que salen fácilmente de situaciones adversas y otras sufren y se bloquean? La respuesta está en la inteligencia emocional. El éxito o el fracaso dependen de las acciones que emprendemos y la forma de relacionarse con uno mismo, con el entorno y con los demás. 

Es importante que conozcas las habilidades que nos permiten desarrollar esta inteligencia emocional interpersonal (para entender a los demás, lo que les motiva, cómo viven, etc.) e intrapersonal (capacidad para entenderte a ti mismo). 

Las habilidades emocionales que hemos mencionado a lo largo de este post son fundamentales para entrenarte, perseverar y avanzar hacia tus objetivos. Sumérgete en el mundo emocional con un sistema innovador de aprendizaje nunca visto, conoce tu grado de inteligencia emocional, cuánto has mejorado y enfréntate a un mundo volátil e incierto de forma positiva.