Desarrollo de competencias emocionales del empresario

La profesión de los empresarios va más allá de planificar, decidir, dirigir y controlar la empresa. Todo aquello que no dice con palabras, también es recibido por los empleados, socios, proveedores, clientes y otros actores que interactúan con la compañía. Las miradas, el tono de voz y el lenguaje corporal dicen mucho.

Los empresarios se convierten a menudo en el modelo a seguir por los trabajadores y deben desarrollar sus competencias socioemocionales para inspirar y fortalecer su práctica en el modelo empresarial. Al desarrollar las habilidades socioemocionales en todos los niveles, contribuye a promover y monitorear su desarrollo también en los trabajadores, así como en su desempeño laboral. 

 

Cómo influye el nivel de inteligencia emocional del empresario en la compañía

Más allá de las modas pasajeras, la inteligencia emocional se ha convertido en un término estrechamente relacionado con las empresas. Digamos que ha llegado al mundo laboral para quedarse. Los empresarios y directivos con mayor nivel de inteligencia emocional influyen en la empresa de la siguiente forma:

  • La percepción que tengan sobre cómo se valora su trabajo por parte de los socios y trabajadores va a influir en la manera de desempeñarlo. 
  • Un empresario con habilidades emocionales logra que las personas que le rodean, como los trabajadores, se sientan a gusto con él y mejoren la percepción de su imagen. 
  • Le resulta mucho más fácil ponerse en la piel de los empleados y comprender sus necesidades: mayor flexibilidad horaria, mejoras en las condiciones y en el salario, etc. Con todo ello, se obtienen mejores resultados en la productividad. 
  • Es capaz de encontrar los mejores talentos en cada uno de los trabajadores y aumentar su motivación.
  • Asume el rol de dirigir y liderar equipos y valora a los empleados como personas en desarrollo, crecimiento y evolución. 
  • Tiene la capacidad de analizar sus propios estados emocionales y cambia aquello que no le conviene por nuevas habilidades. 
  • Gestiona los conflictos entre empleados para enseñar, no para castigar. 

No solo es importante adquirir habilidades emocionales, como la empatía, el autocontrol, la automotivación, las relaciones sociales o la flexibilidad para aplicarlas en nuestra propia vida, sino también para enseñarlas a nuestros equipos. Sobre todo, porque cuando llegan momentos de cambios, como el que vivimos actualmente a causa del COVID-19, resulta mucho más fácil gestionar la incertidumbre. 

La inteligencia emocional ha cobrado muchísima importancia durante los últimos años, de manera que las empresas ya no solo buscan perfiles con grande capacidades técnicas, conocimientos y experiencias, sino que demandan profesionales capaces de identificar y gestionar sus emociones propias y ajenas, adaptarse al cambio, desarrollar habilidades sociales y comunicativas, entre otras. 

Los directores de Recursos Humanos (RRHH) se han dado cuenta de que las competencias emocionales, como el reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos, la capacidad para manejarlos, apartar la vida personal de la profesional, relacionarse con los compañeros y mantener la motivación, logra que las personas que le rodean se sientan a gusto, sin provocar un ambiente negativo en el equipo, tomando buenas decisiones y construyendo la confianza. 

Y eso solo puede conseguirse desarrollando tu propia inteligencia emocional. 

 

Máster de inteligencia emocional para líderes empresariales 

¿Sabes en qué medida influyen tus competencias emocionales a la hora de dirigir una empresa? 

Los empleados son cada vez más conscientes de que a las compañías les importa cada vez menos lo que saben. Y como los trabajos están cambiando y requieren nuevas herramientas y habilidades, a las empresas ya no les convence tanto los diplomas o la universidad donde hayan estudiado. Lo realmente vital es que puedan añadir valor, así que, en un mundo tan cambiante, lo que más se valora es la capacidad para encontrar nuevas soluciones a problemas inesperados, el nivel de empatía con los demás, la flexibilidad, etc. 

Para ello, debes contar con habilidades profesionales y emocionales muy concretas. ¿Sabes cuáles son las más valoradas en el desempeño del liderazgo? Te las contamos:

  • Comunicación. Es una habilidad de liderazgo e implica saber interpretar y transmitir la información primordial de manera eficaz.
  • Análisis. Saber encontrar la información y analizar rápidamente datos. 
  • Flexibilidad. Es la capacidad que tenemos para adaptarnos emocionalmente a los acontecimientos. 
  • Capacidad para dirigir equipos. Esta habilidad es muy valorada en todos los sectores laborales.
  • Resiliencia. Es la capacidad que tenemos para recuperarnos de las adversidades.
  • Organización. Ser capaz de realizar múltiples actividades y llevar a cabo la coordinación.
  • Resolución de problemas. Los conflictos son parte del día a día y hemos de resolverlos analizando correctamente las situaciones.

Son las llamadas competencias transferibles y emocionales. Ninguna de ellas se aprende en el colegio y solo se pueden desarrollar a base de entrenamiento. Por eso, en Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional) hemos creado un modelo de aprendizaje práctico y diferente. Un curso y un máster expertos para todas aquellas personas que apuestan por su desarrollo personal y profesional, convirtiéndose en una referencia para la aplicación de la inteligencia emocional.

  • Es digital y accesible desde cualquier dispositivo, sea cual sea tu ubicación geográfica.
  • Es audiovisual, lo que maximiza la comprensión y el aprendizaje. Más de 100 vídeos y 5 formatos audiovisuales para crear una experiencia formativa única que te enganchará desde el primer momento. 
  • Es personalizado, podrás hacer el curso en cualquier circunstancia y compatibilizarlo con el trabajo u otros estudios. 
  • Es práctico, desde el primer día practicarás con microhábitos para desarrollar tus competencias emocionales.
  • Es riguroso, los programas recogen lo mejor de las disciplinas de la inteligencia emocional, la psicología positiva y la neurociencia. 

¡Apúntate ahora!

 

5 competencias socioemocionales y estratégicas para el empresario

Independientemente de si se trata de una empresa grande, mediana o pequeña, los emprendedores que la dirigen deben trabajar su grado de inteligencia emocional. Por difícil que parezca, sus habilidades emocionales serán quienes guíen el éxito o el fracaso de sus acciones, y también de sus ventas.

A continuación, te mostramos cuáles son las principales competencias socioemocionales que necesita entrenar:

  • Liderazgo. Con él podrá construir el consenso frente a la incertidumbre.
  • Toma de decisiones. Sabrá cómo y cuándo tomarlas. 
  • Capacidad en equipo. Le permitirá saber en quién, cuándo y cómo confiar y delegar.
  • Comunicación. Solo así podrá lanzar mensajes claros y consistentes.
  • Abstracción. Concentrarse en los detalles y abstraerse para analizar la realidad.

¿Cuál es tu nivel de capacidad para reconocer oportunidades, implementar resultados, orientarlos a la acción e incrementar tus ventas? ¿Te gustaría dar un giro de 360º en la manera en que gestionas tu empresa?

“No basta con pensar, ni siquiera con pensar positivamente. ¡Hay que ponerse manos a la obra!

Máster inteligencia emocional aplicada