Educar con inteligencia emocional a emprendedores, paso a paso

Vamos a partir de un barco llamado autonocimiento. Marcamos el punto de partida y reconocemos dónde estamos para saber hacia dónde queremos ir. Una vez tengas claro cuál es tu punto de partida, vas a fijarte una meta. ¿Ser un buen líder? ¿Alcanzar el éxito profesional con una nueva idea de negocio? ¿Aprender a tomar mejores decisiones?

En este post vamos a dotarte de las habilidades que te permitirán llegar hasta allí. De las cualidades que vas a tener para afrontar los retos con la mayor probabilidad de éxito posible. Lo haremos a través de la inteligencia emocional.

Ese es nuestro gran desafío para hoy.

 

¿Por qué un emprendedor necesita la inteligencia emocional?

La empresa es el resultado de sumar el emprendedor y su idea. Como persona con iniciativa de negocio, va a tener que hacer frente a un gran número de retos y desafíos: marcar precedentes ante la competencia, reducir el nivel de incertidumbre, reinventarse continuamente, encontrar buenos talentos para la empresa, ser adaptativo, etc.

No es un camino fácil. Para afrontar los retos debe ser paciente, tener iniciativa y resiliencia, ser capaz de automotivarse y mantener el control ante las distintas situaciones que puedan desencadenarse, confianza en sí mismo, deseo de desarrollar el negocio y enorgullecerse de lo alcanzado, efectividad, espíritu de colaboración, habilidad para negociar desacuerdos, liderazgo, deseo de contribuir…

Todo esto son competencias emocionales y constituyen la clave del éxito en el emprendedor. El intelecto le ayudará a manejar la parte contable, el marketing, la administración y el plan de negocios. He aquí las razones por las que el emprendedor necesita la inteligencia emocional:

  1. Le permitirá auto controlarse, motivarse, innovar, atraer clientes potenciales, vencer la frustración y vender.
  2. Las habilidades emocionales también ayudan a tomar decisiones. De hecho, más de la mitad de las cosas que ocurren en un equipo de trabajo no se ven, ni se dice nada sobre ellas. Si nos ponemos a analizar el clima de una oficina de trabajo, probablemente observemos que existe falta de comunicación entre algunas personas, unos compañeros apenas ayudan al resto del equipo pero se desviven por otros, incluso no se hablan. Cuando ponemos luz a las cosas que no se ven, obtenemos información que antes no teníamos y nos ayuda a tomar decisiones.
  3. Para regular sus impulsos, respirar hondo y barajar otras posibilidades.
  4. Para conocerse mejor a sí mismo y saber cómo reacciona ante determinadas situaciones.
  5. Para conectar con otras personas (socios, proveedores, empleados, otras empresas). Mantener esas relaciones es parte de su éxito.

Por todo esto, el emprendedor necesita el dominio emocional. Hay que trabajar primero en uno mismo para trabajar fuertemente en un negocio. Y no lo decimos nosotros, está demostrado por algunos estudios que también revelan datos importantes como este: “Entre el 74% y el 96% de las razones de éxito se encuentran en las competencias emocionales”.

 

8 pasos para educar al emprendedor con inteligencia emocional

Un porcentaje muy bajo de las personas que no poseen competencias emocionales buscan entrenarlas para su desarrollo. ¿Eres una de ellas?

Entonces, quédate, porque vamos a contarte cómo educar, paso a paso, al emprendedor con psicología emocional. Para ello, vamos a seguir la metodología de entrenamiento de Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional):

  1. Toma conciencia de tu problema o necesidad. Si has llegado hasta aquí, habrás dado un paso muy importante, pues lo primero para resolverlo es reconocerlo.
  2. Encuentra un plan de entrenamiento adaptado a tus circunstancias y necesidades. El máster de Idiena puede ser una buena opción, ya que se adapta a aquellas empresas que quieran aplicar la inteligencia emocional en sus empleados y directivos, eliminando las barreras al cambio en un entorno disruptivo, y a profesionales que quieran desarrollar su inteligencia emocional para mejorar su rendimiento como coach, docente u otro.
  3. Entiende, experimenta y adquiere las principales competencias emocionales para ser capaz de transmitirlas en diferentes entornos. En definitiva, aprende.
  4. Sigue un método de aprendizaje combinando conocimientos con la práctica diaria de 10 competencias emocionales básicas para el emprendedor: empatía, flexibilidad, optimismo, iniciativa, persuasión, comunicación, autoestima, autodominio, trabajo en equipo y resiliencia.
  5. Sé constante. El máster dura 8 meses y es totalmente compatible con el trabajo diario al ser 100% online. No habrá excusas que valgan.
  6. Sé interactivo. Nuestro equipo te da todo el feedback que necesitas: comunidad virtual entre alumnos y profesores, coach virtual y personal todos los meses, etc.
  7. Aprende lo más importante de la inteligencia emocional: conceptos (emociones, cerebro e interacción entre ambos), psicología positiva, neurociencia y liderazgo, competencias emocionales clave, aplicación en distintos contextos (con ejercicios interactivos y simulaciones), diagnóstico de una situación organizacional a través de una aplicación y trabajo práctico fin de máster. Demuestra que al acabar el curso, algo habrá cambiado en ti para siempre.
  8. Comprueba cuánto ha mejorado tu inteligencia emocional y sigue haciéndolo.

No solo cambiará tu forma de orientar el proyecto, también lo hará con tu manera de ver la vida. Ahora que sabes que la inteligencia emocional supone más del 70% de tu éxito empresarial, ¿estás preparado para desarrollarla?

 

Inteligencia emocional y emprendimiento: en resumen

Sea cual sea tu oficio, necesitas aprender a desarrollar tus competencias emocionales. Es decir, dominar las emociones y las decisiones. Mientras el coeficiente intelectual mide tu capacidad analítica, la psicología emocional mide tu capacidad emotiva. La primera no es transferible, la segunda lo es a partir de la socialización. Y es desarrollable a través de estímulos educativos.

La empatía es la llave de la lealtad del cliente. Y la automotivación la de tu persistencia y perfeccionismo. ¿Estás preparado para conocerte a ti mismo? ¿Quieres saber más datos acerca de nuestros planes de formación?

Llámanos.

Máster inteligencia emocional aplicada