¿Finalizando tus estudios? Aumenta las posibilidades de ser contratado con inteligencia emocional

El coeficiente intelectual supone tan solo el 10% o el 20% del éxito profesional de la vida. ¿Y qué pasa con el resto? Queda en manos de la inteligencia emocional, de la manera en que te desarrollas desde que naces y de lo que hacen tus padres mientras creces.

Puede que estés finalizando tus estudios. Vas de cabeza a buscar tu primer empleo y estás preparándote profesionalmente para ello. Educación, formación universitaria, prácticas… Sin embargo, hay algo que las compañías valoran mucho más por encima de cualquier coeficiente intelectual: tu nivel de inteligencia emocional. 

La humanidad, la empatía, la resiliencia, la autoestima, el optimismo, la auto motivación, la paciencia y todas las demás competencias emocionales clave para superar los desafíos de la vida se desarrollan con inteligencia emocional. No vas a aprenderlas a base de charlas motivadoras, ni siquiera con las mejores conferencias del mundo. Necesitas tomar conciencia de su necesidad y emprender un camino práctico dejándote guiar por profesionales en la materia.

El éxito profesional no solo es productividad. Es saber introducirse en cada microcosmos y tener ciertas capacidades que la enseñanza tradicional ha mantenido relegadas en un segundo plano muy discreto. 

¡Acompáñanos y descubre todo lo que la inteligencia emocional puede hacer por tu futuro laboral!

 

¿Coeficiente intelectual VS inteligencia emocional?

Durante mucho tiempo hemos creído que cerebro y corazón son dos polos opuestos. Razón contra emoción. Pero aquella concepción clásica queda en tela de juicio si somos conscientes de que la inteligencia emocional nace en nuestro interior y todos podemos desarrollarla a lo largo de la vida.

En estos dos escenarios se ha desencadenado la sobrevaloración del coeficiente intelectual y la menor atención a la inteligencia emocional. El primero ha sido el indicador más utilizado para seleccionar al personal y los recursos humanos de las empresas. Sin embargo, no puede pronosticar por sí solo el éxito profesional que los alumnos tendrán en el mundo laboral, ni a predecir su nivel de felicidad o bienestar a lo largo de la vida. Lo que de verdad buscan las empresas, aparte de algunas habilidades y conocimientos técnicos acorde a los puestos de trabajo, es poseer un perfil multidisciplinar, proactividad, motivación, optimismo, empatía, buena comunicación, gran polivalencia y adaptación al cambio. 

Son las habilidades que más condicionan los currículums y demandan las empresas hoy en día. En el siguiente apartado te contamos el porqué. 

Descubre por qué las empresas buscan perfiles con inteligencia emocional 

Ahora que tienes los pies sobre la tierra y sabes lo que buscan las empresas, es el momento de encontrar respuestas. ¿Por qué les resulta más atractivo un perfil con competencias emocionales desarrolladas que con un alto coeficiente intelectual?

  • Una autoestima adecuada será capaz de controlar mejor sus reacciones, tendrá mayor facilidad para adaptarse a los cambios, tolerar las críticas y marcarse objetivos. 
  • Una persona con automotivación tendrá mayor facilidad para superar dificultades y frustraciones que puedan surgir en el entorno laboral. 
  • La empatía mejorará la comunicación con el resto de compañeros de la empresa, les permitirá comprender sus emociones y desarrollar un buen clima laboral.
  • Una persona con gran nivel de resiliencia será capaz de recuperarse más rápido de las situaciones complicadas y de seguir adelante.
  • La iniciativa permite subir escalones dentro de la empresa y ser valorados por el resto de compañeros y superiores. Además, nos puede llevar a mejorar las condiciones.
  • El autoconocimiento lleva implícita la mejor percepción de uno mismo como persona y en el trabajo. 

En definitiva, el desarrollo de las competencias emocionales básicas acarrea grandes beneficios para el empleado y para la empresa: mayor motivación, liderazgo reforzado, aumento de la eficiencia y de la eficacia de personas y equipos, menor estrés, mejor comunicación y clima laboral.

¿Cuál crees que es tu nivel de inteligencia emocional? Ponte en contacto con nosotros y descúbrelo.

Conclusiones finales acerca de la inteligencia emocional

Nadie puede sembrar en ti la psicología emocional. Debe pasar por ti, por el desarrollo personal donde intentas conocerte a ti mismo y buscas la mejora continua. Estamos convencidos de que la mejor empieza en ti y se expande hacia todos los ámbitos de tu vida. 

Todos nos saboteamos emocionalmente alguna vez, la clave está en aceptar que solo depende de nosotros cambiar el chip y nuestra vida. El subconsciente manda en ella. Sabemos que este puede ser un camino difícil al principio, por eso te invitamos a que definas previamente tus objetivos y a contar con expertos profesionales en el campo de la inteligencia emocional.

Cuando logras ser más inteligente emocionalmente, tus episodios de paz se vuelven cada vez más largos. Y cuando sales de ellos, ya eres capaz de gestionar tus emociones para volver a ponerte en tu zona de paz.

Sin querer, hemos concebido que el exterior es el responsable de nuestros problemas y de nuestro estado emocional. Y eso hace que pongamos nuestro foco en él para cambiarlo, pero ya tenemos la experiencia de que no sirve absolutamente de nada. Eres parte de tu propia película aunque no te des cuenta. Escribiste el guion sabiendo que podías resolverlo. Sabiendo el camino de salida. Y todos los personajes de tu vida son los actores que actúan gratis cada día para contarte lo que tienes en el subconsciente y debes resolver.

¿Preparado para vivir la aventura? Todo es inteligencia emocional.

Máster inteligencia emocional aplicada