Inteligencia emocional aplicada, ¿cómo ponerla en marcha en mi negocio?

El estrés, la fatiga o el pánico pueden llegar a ser emociones y estados tan contagiosos como el coronavirus. La pandemia ocasionada por el COVID-19 ha dejado secuelas en la estabilidad de multitud de empresas, especialmente en aquellas con mayores dificultades para gestionar el cambio. Lo ha hecho en forma de recortes, cierres de negocio, teletrabajo y otras características propias de la nueva normalidad.

En este contexto, las empresas más preparadas para hacer frente a la pandemia han sido aquellas con mayor capacidad de reconocimiento y gestión de las emociones, así como de adaptación a las diferentes situaciones y manejo de la incertidumbre. Es lo que conocemos como inteligencia emocional, una competencia cada vez más valorada.

¿Cuál es el grado de inteligencia emocional de los empleados de tu empresa? ¿Dónde se encuentran las carencias más importantes? ¿Cómo impulsar la fortaleza emocional en tu plantilla?

¡Acompáñanos y descúbrelo en este post!

¿Qué es la inteligencia emocional aplicada y para qué sirve?

Es un nuevo enfoque de la psicología enfocado en el análisis y el control de las emociones. Esta capacidad de adquirir enfoques y técnicas derivadas de la inteligencia emocional, la neurociencia y la psicología positiva permite desarrollarse al máximo como personas, trabajadores y ciudadanos. Esta herramienta ha llegado al mundo laboral para quedarse y engloba habilidades vitalicias para cualquier negocio, tales como: la motivación, la empatía, la perseverancia y la autoconciencia.

En un entorno cada vez más globalizado y competitivo, los departamentos de Recursos Humanos (RRHH) demandan cada vez más profesionales con conocimiento en esta disciplina, con el fin de utilizar sus habilidades emocionales para el desarrollo de la actividad laboral.

La motivación, como impulso para buscar desafíos y mantener las ganas de superarse cada día; la empatía, para reconocer y comprender las opiniones de todos los miembros de la empresa; y las habilidades sociales, para construir buenas relaciones con los compañeros, son características fundamentales en estos profesionales.

El confinamiento causado por la pandemia se ha convertido en una oportunidad fantástica para que las empresas que todavía no aplican las capacidades propias de la inteligencia emocional empiecen a cultivarlas entre los empleados. Para ello, es fundamental adquirir un enfoque práctico.

Proyecto formativo para aplicar la inteligencia emocional en mi empresa

Como decía Daniel Goleman en su libro ‘Inteligencia Emocional’, esta se puede aprender dentro de la empresa. Desde Idiena, Instituto de Inteligencia Emocional, hemos puesto en marcha un proyecto formativo basado en inteligencia emocional aplicada y consiste en un máster y un curso especializados en la materia.

Aunque ambas modalidades persiguen el objetivo de comprender, experimentar y adquirir competencias emocionales clave, así como ser capaz de transmitirlas en distintos entornos, sus metodologías varían en algunos puntos:

  • Máster

Por un lado, el método que sigue esta formación es combinar conocimientos con la práctica diaria de 10 competencias emocionales: empatía, flexibilidad, optimismo, iniciativa, persuasión, comunicación, autoestima, autodominio, trabajo en equipo y resiliencia. La duración es de 8 meses y se realiza vía online. Incluye los siguientes capítulos:

  • Concepto de inteligencia emocional. Las emociones, el cerebro y su interacción.
  • Psicología positiva, neurociencia y liderazgo.
  • Competencias emocionales clave: clasificación, gestión y práctica.
  • Aplicación en distintos contextos. Ejercicios interactivos y simulaciones.
  • Diagnóstico de una situación organizacional a través de una aplicación.
  • Trabajo práctico fin de máster.

  • Curso

Por otro lado, el curso combina conocimientos con la práctica diaria de 4 competencias emocionales: empatía, optimismo, autoestima y comunicación. La duración es de 3 meses y es muy compatible con el trabajo, ya que se trata de un curso 100% online. Los principales temas a tratar son:

  • Concepto de inteligencia emocional. Las emociones, el cerebro y su interacción.
  • Competencias emocionales clave: clasificación, gestión y práctica.
  • Aplicación en distintos contextos. Ejercicios interactivos y simulaciones.

Ambas formaciones están orientadas a todas aquellas empresas que quieran aplicar la inteligencia emocional a sus empleados y directivos, entre otros. En definitiva, estos proyectos son una alternativa online innovadora orientada a micro prácticas diarias y con una comunicación personalizada.

Es un sistema innovador de aprendizaje centrado en el alumno, con formato audiovisual, digital, interactivo, práctico e internacional.

¿Estás preparado para adquirir habilidades emocionales y conocimientos a nivel profesional y personal?

Cómo hacer frente a los cambios aplicando la inteligencia emocional

El coronavirus es el cambio más reciente en el panorama social que afecta a las empresas. Y aunque, poco a poco, vamos avanzando hacia la nueva normalidad, son muchas las compañías y los trabajadores que se han visto afectados y que, por tanto, se encuentran en un estado de incertidumbre, nerviosismo y ansiedad. Aprender a mantener la calma, gestionar el estrés y practicar la empatía pueden ayudarnos a manejar mejor la situación de desconcierto.

De esta forma, la inteligencia emocional se ha convertido en una nueva estrategia de adaptación al cambio en los negocios. Y aunque puede que esta herramienta no garantice el éxito por sí sola, se ha demostrado que los mejores directivos son emocionalmente inteligentes.

Las empresas se esfuerzan a menudo por mantener la cultura, el clima, la estructura y los recursos necesarios para alcanzar sus metas. Pero muchas veces se olvidan de prestar atención a un factor todavía más importante: las emociones de las personas que trabajan en dicha empresa. Estas emociones tienen un peso sobre la estructura organizacional.

¿Conoces la poderosa influencia de tus emociones sobre tu experiencia laboral? No solo influyen en tu relación con los demás, sino que también tienen la capacidad de impactar en el desempeño. Por eso, es importante entrenarlas e instruirnos para conocer y reconocer las emociones en nosotros mismos y en los demás.

Las compañías han sufrido un giro de 360 grados en los últimos meses, por lo que es frecuente encontrarse con contratiempos de adaptación a una nueva normalidad a los que podemos hacer frente aplicando la inteligencia emocional. ¿Cuál será el resultado?

  • Toma de conciencia en las organizaciones para proporcionar a sus equipos las competencias emocionales que les permitan desarrollar sus nuevos roles.
  • Mayor capacidad de automotivación y adaptación a cualquier cambio o contratiempo producido en la empresa.
  • Mayor predisposición, iniciativa, flexibilidad y resiliencia por parte de los trabajadores.
  • Refuerzo de las competencias emocionales a nivel departamental y global en empresas de cualquier tipo, tamaño y sector.

Nadie está preparado para la incertidumbre, pero la inteligencia emocional beneficia al desarrollo de todos.

Conclusión: aumenta tu inteligencia emocional y cambiará tu rendimiento profesional

Decía Aristóteles que “educar la mente sin educar el corazón, no era educar en absoluto”. Independientemente de cuál sea tu nivel educativo o profesión, la inteligencia emocional puede ayudarte a conseguir el éxito profesional por encima de cualquier materia que hayas estudiado hasta la fecha. En Idiena, creemos que la inteligencia emocional no se aprende ni se aplica leyendo libros o asistiendo a conferencias motivadoras, sino entrenando. Por eso, hemos creado una propuesta formativa diferente, con material interactivo que te enganchará desde el primer momento en una experiencia inolvidable. Práctico, interactivo, riguroso y digital.

¡Apúntate a un curso profesional que cambiará tu rendimiento profesional y tu vida!