Inteligencia emocional: clave del éxito en el desarrollo profesional

Recuerda que el cerebro es algo más que una simple acumulación de neuronas y que no solo está dotado para asentar la consciencia y descubrir cosas nuevas, también está programado para sobrevivir. Por eso, te recuerda constantemente que el mundo es peligroso y que debes ir con cuidado.

Pero si dentro de nosotros solo hubiera miedo y pesimismo, no tendríamos ganas ni de levantarnos de la cama por las mañanas. Desde la tristeza, el miedo y la falta de confianza en uno mismo no nos atrevemos a transformar las cosas y avanzar.

Por eso, hemos venido a recordarte la importancia de trabajar tu nivel de inteligencia emocional. De la misma manera en que trabajas el cuerpo para generar salud física, podemos trabajar la mente y las emociones. ¿Se puedo aprender a ser más optimista? ¿Cómo puedo hacer que las emociones negativas no me afecten tanto en el día a día?

Te lo contamos.

Entrenamiento del optimismo para el desarrollo profesional

Todos necesitamos que el optimismo y los pensamientos negativos convivan dentro de nosotros, pero lo verdaderamente complicado es equilibrarlos. Se ha demostrado que el fracaso directivo procede, en un nivel muy elevado, de las inadecuadas habilidades interpersonales.

Aunque las habilidades técnicas e intelectuales tienen un gran peso sobre el desempeño de nuestras funciones dentro de una empresa, no son los requisitos más importantes. Hay algo más decisivo aún: las competencias emocionales.

Sin ellas, una persona puede tener la mejor formación del mundo, pero nunca será un gran líder. Carecerá de empatía, autocontrol, motivación, flexibilidad, iniciativa y otras capacidades necesarias para desarrollar una vida plena, tanto a nivel personal como profesional. Si uno no es capaz de tener una buena comunicación consigo mismo, difícilmente la va a tener con los demás.

Lo mejor de todo esto es que, para adquirir un nuevo hábito mental o emocional, podemos ejercitar el cerebro como un músculo. Imagina que quieres entrenar el hábito del optimismo. Con una autodisciplina positiva, puedes cambiar tus hábitos negativos y tomar el control de tu vida. La autodisciplina es entrenamiento mental, y el optimismo no se adquiere de un día para otro, sino que implica mucho entrenamiento a lo largo del tiempo. Y si un día quieres darte por vencido y caes en la queja del pensamiento negativo, solo tienes que volver a empezar.

Poco a poco, entrenarás tu cerebro para que genere el optimismo que generan las emociones positivas. Porque eso es la inteligencia emocional, aprender a reconocer las emociones que nos habitan y saber gestionarlas para sacarles el máximo partido.

¡Aprende a ampliar tus círculos de empatía y alcanza el desarrollo profesional que deseas!

Entrena tu inteligencia emocional para desarrollarte profesionalmente

Para conseguir el éxito profesional hace falta tener un buen nivel de inteligencia emocional. Por eso, en Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional) hemos creado un máster diferente, práctico, que no se basa en enseñar, sino en entrenar. Que no forma, sino transforma a la persona. Nuestro material audiovisual te animará a aplicar micro tareas que aplicarás en tu día a día.

El método consiste en trabajar las competencias emocionales básicas que te ayudarán a gestionar mejor tus emociones, comprender a los demás, mejorar tu comunicación interna y externa, la autoestima, la persuasión y el nivel de resiliencia, entre otros. Son vitales para desarrollarte profesionalmente.

Su integración en un sistema de comportamientos y actitudes proporciona resultados exitosos en el desempeño individual, en el trabajo de dirección, en las relaciones interpersonales y en diferentes ámbitos de la vida. Por el contrario, la incapacidad de comunicar con eficacia y dominar nuestras emociones genera conflictos que pueden afectar a la productividad.

Si trabajas la comunicación, la empatía, la automotivación y otras competencias, serás capaz de aumentar el liderazgo, hacer que tus empleados se sientan comprometidos y alcanzar el éxito profesional que tanto anhelas. Aunque no siempre podemos elegir nuestras circunstancias, sí podemos decidir cómo respondemos ante ellas.

¿Te gustaría aplicar la inteligencia emocional en tus empleados y directivos? Apúntate ahora y disfruta del camino.

¿Qué ventajas obtengo cuando entreno la mente?

Las barreras personales y emocionales afectan al desarrollo profesional. Son un factor clave a la hora de cumplir nuestros objetivos. Siempre las vamos a encontrar a la hora de desarrollarnos en cualquier esfera de nuestra vida. Si vamos a buscar trabajo, tendremos que saber gestionar la incertidumbre, el miedo, la frustración, la ilusión o la esperanza. Y si vamos a cambiar de empresa, se necesita coraje y capacidad para tomar decisiones. Algunas de estas barreras son:

  • La falta de educación emocional frente a la cognitiva.
  • Tener la certeza de que la emoción siempre es algo con una intensidad alta.
  • Incapacidad para reconocer bien nuestras emociones y sentimientos.
  • Falta de técnicas o hábitos para apoyarse.
  • Subestimar el poder de las emociones.
  • Falta de comprensión sobre la relación entre las emociones y el rendimiento.

Solo si somos capaces de tomar conciencia, superar estas barreras y entrenar nuestra inteligencia emocional con expertos, podremos disfrutar de sus ventajas en el entorno profesional:

  • Mejora de la comunicación y las relaciones interpersonales entre los empleados y los clientes de una empresa.
  • Mayor rentabilidad y compromiso con las tareas cotidianas.
  • Buen clima laboral, donde todos se entienden y respetan.
  • Incremento del liderazgo.

¿Te gustaría adquirir las competencias necesarias para desarrollar tu inteligencia emocional? ¿Estás haciendo algo para potenciar la confianza y la autoestima? ¿Cómo puedes saber si las emociones que identificas son las correctas?

El objetivo del entrenamiento con Idiena es desarrollar tus competencias emocionales y ponerlas en acción para conseguir las metas personales y profesionales de tu vida.

“Convierte tu muro en un peldaño” – Rainer María Rilke

curso experto