¿Problemas de estrés o incertidumbre? Soluciónalos con inteligencia emocional

¿Cuántas veces has escuchado hablar del estrés como la enfermedad del siglo XXI? ¿Qué opina la inteligencia emocional de todo esto?

Es un tema muy interesante, sobre todo, si tenemos en cuenta la situación de pandemia que estamos viviendo en el mundo. Dice el escritor David Fischman que “el estrés destruye nuestra capacidad de frenar nuestros impulsos, y eso nos convierte en un auto sin frenos que termina atropellando a las personas que más queremos”. O peor, a nosotros mismos. Y esa tensión que nace de la diferencia entre ‘lo que es’ y lo que ‘debería ser’ es lo que llamamos estrés.

La respuesta a tu estrés e incertidumbre está en la inteligencia emocional. ¿Hace falta? ¿El mundo la necesita? Sí y desde Idiena (Instituto de Inteligencia Emocional) vamos a contarte por qué.

 

Inteligencia emocional y manejo de estrés

El tema viene como anillo al dedo en época de coronavirus, donde nos inunda la incertidumbre de la situación: ¿qué pasará con mi trabajo? ¿Seguirá siendo el mismo de antes? ¿Cuándo podré salir a la calle? ¿Y volver a la oficina? ¿Entraremos de nuevo en un ERTE? ¿Cuándo va a estar lista la vacuna? ¿Cómo voy a conciliar la vida familiar y el trabajo?

La inteligencia emocional es la herramienta ideal para gestionar la incertidumbre y el estrés que nos generan estas preguntas. Nos permite:

  • Autoconocernos. Reconocer y entender nuestros estados de ánimo, las emociones, las motivaciones y los comportamientos. Aprendemos a identificar nuestras emociones y nos dotamos de las herramientas necesarias para evitar situaciones incómodas, peleas, discusiones, etc.
  • Autorregularnos. Controlar los impulsos y comportamientos negativos. Es decir, pensar antes de actuar para reaccionar de mejor forma a las situaciones que se nos presentan. 
  • Automotivarnos. Sentir pasión por nuestro trabajo más allá del propio beneficio económico o el status. La motivación es la mejor arma contra la rutina y nos invita a ser más productivos.
  • Empatizar. Para conocer por qué los demás reaccionan de una determinada forma, primero hace falta conocernos a nosotros mismos. Y conforme a ello, podremos actuar de forma inteligente en nuestro trato con los demás. La empatía nos capacita para poner a trabajar nuestra intuición en las relaciones con los otros. 
  • Mejorar las habilidades sociales. Establecer buenas relaciones con una comunicación efectiva y llegar a acuerdos más fácilmente.

Con estas competencias emocionales, todos podemos controlar de manera eficaz las situaciones de crisis y estrés. Y solo podemos desarrollarlas entrenando nuestra inteligencia emocional. 

 

Máster práctico de inteligencia emocional aplicada

En Idiena, queremos hablarte de nuestro método de aprendizaje por constituir un sistema diferente e innovador. Da igual cuál sea tu profesión y educación, porque es perfectamente aplicable a todo el mundo. Para eso, nuestros alumnos cuentan con un coach individual que irá haciendo seguimiento de lo aprendido y resolviendo todas sus dudas. 

Estamos convencidos de que la inteligencia emocional tiene todo el poder sobre tu bienestar. Y que la única relación que tienes que sanar es contigo mismo. Liberarte del estrés y la incertidumbre no es un proceso de pocos días, sino que requiere entrenamiento continuado. Por eso, hemos creado un máster diferente que no se basa en enseñar, sino en entrenar con material audiovisual e interactivo. Lo vivirás como una experiencia inolvidable. 

¿Preparado para explorar nuestro método y sumergirte en un sistema que cambiará tu rendimiento profesional y tu vida?

 

El estrés en tiempos de coronavirus

Nuestro sistema de entrenamiento para ser emocionalmente más inteligentes se basa en ofrecer las competencias más importantes que hoy día requiere la sociedad: saber tomar decisiones, ser una persona flexible para adaptarse rápidamente a los cambios, ser resilientes, orientarse a resultados y a personas, comunicarse adecuadamente y mantener la motivación, entre otras. 

La inteligencia emocional y el manejo del estrés son dos competencias muy importantes a lo largo de nuestra vida. Sobre todo, en épocas de mayor incertidumbre, como la que estamos viviendo en la actualidad. Si hay algo que es común a todo el mundo en este momento es la incertidumbre, pues no sabemos lo que va a pasar mañana. 

Y mira por dónde, el cerebro humano ama la certeza, le encanta lo seguro y odia lo incierto. Y por ello, ahora mismo muchos individuos están con depresión y ansiedad, lo que desemboca en tristeza, toma de decisiones equivocadas, pérdida de energía, etc. La pregunta es: ¿por qué algunas personas sí superan la adversidad y otras no?

Porque en su caja de herramientas utilizan un instrumento que les ayuda a mejorar como personas, manejar la incertidumbre que sienten y que muchas veces no les deja vivir tranquilos. Es la inteligencia emocional o manejo inteligente de las emociones. En una época donde el estrés se presenta de forma física (dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular), psicológica (poca tolerancia, falta de concentración, depresión) y en las relaciones (negación, discusiones, intolerancia), la inteligencia emocional es nuestro mejor aliado.

Haz cortocircuito cuando sientas que algún sentimiento o emoción negativa se cuela en tu mente y domina tus estados de ánimos.

Máster inteligencia emocional aplicada